viernes, 23 de septiembre de 2011

El Fantasma de La Opera


Un amanecer sin saber, una luz que no pudo ver,
hijo de las sombras, solo la noche te supo acoger.
Faz que por el diablo a medias fue tallada,
escondida bajo una parte enmascarada.
Sus rasgos esculpidos están por la luna en porcelana,
secretos en tus ojos de una vida vana.
Reina en ti de un final sin fin la melancolía,
no existe decreto de color en tu melodía.
Susurra en forma de canción el pensamiento,
versos que brotan bañados en tormento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario